22/6/16

Sexo y tercera edad: normalidad solos o en compañía

La mezcla de sexo y tercer edad parece a veces un sinsentido, cuando en realidad es una realidad básica y simple. Estamos vivos hasta que dejamos de estarlo. ¿Hay algo más simple que esto? Ayer tuve la oportunidad de ver la película “La vida empieza hoy” de Laura Mañá, donde en unas historias corales e habla precisamente del sexo en la tercera edad con suavidad, respeto, claridad y dulzura.

El sexo es a partir de cierta edad una mezcla de cariño, respeto, compañía, auto necesidad, vitalidad y normalidad. El amor es también la suma de muy diversos comportamientos entre los que la simple compañía, el respeto, la cálida relación, el amor tranquilo, los recuerdos y la seguridad brillan por sí solos, acompañando a la vida que avanza.

El sexo es sensaciones, es vida, es tocarse, es disfrutar, es vivir. El sexo es además de muy necesario a todas las edades, parte de nuestra vida que debemos seguir explorando en todo momento. Lo necesitamos como personas, pero también lo necesita nuestra mente para seguir activa y funcionando. El sexo en compañía o el sexo en solitario. Y si hay dudas, ver la película “La vida empieza hoy”.

20/6/16

Me han llamado malo. Peor es ser hipócrita y mentiroso

Ayer Mariano nos llamó a todos los que no pensamos como el Partido Popular "los malos" que es un adjetivo guay. Somos los extremistas, los separatistas, comunistas, los radicales o los perroflautas, yo los yayoflautas. Pero ser "los malos" es agradable. Por primera vez vamos a ganar los malos. Bien.

Mariano no es de los malos, es de los buenos.  Curiosa manera de catalogar a los buenos, por descarte. Si esos son los buenos…, hay que apagar el ordenador y esperar que se cierren todas las aplicaciones viejas. Necesitamos otras varas de medir la bondad, la capacidad de ser excelente.
Ya no saben de qué manera deben ponernos nerviosos, hay varias. La de meter miedo es la más sencilla, pero son ellos los que ya tienen miedo. Tienen miedo a que ganen los malos y se les joda el chollo. Cachisla. Me queda la duda. ¿Malos? ¿Sinónimo de incapaces o de actuar con maldad?

19/6/16

Un azucarillo llamado Europa, que se está disolviendo

Llevamos algunos de nosotros unos cuantos años hablando de que Europa está en una crisis grave de identidad y eficacia, jugando a los mercados cuando en realidad está jugando a los mercadillos. Ahora el “brexit” nos viene a recordar que igual teníamos razón y que la cosa está malita. Tarde ya.

Lo grave no es que se salga el Reino Unido de esta Europa; es importante pero soportable. Lo grave es preguntarnos (y respondernos) cuál es el motivo que empuja a Reino Unido a huir de nosotros los europeos. Tras esa pregunta está la posible respuesta que podrían dar Suecia, Holanda o Dinamarca, deseando preguntar también a sus ciudadanos: —“Qué hacemos ahora”. Y ante estos miedos de la Europa que se nos escapa, también es posible pensar que estas dudas puede atacar a Portugal, España o Italia, tan mal tratadas.

El problema no es la inmigración o las fronteras abiertas, que sin duda lo es por no haberse sabido explicar y gestionar, por no haber sabido dominar este problema hacia Europa cuando se debería y no ahora que ya no hay solución fácil. El problema como casi siempre es económico y de reparto. De dignidad hacia unos, los débiles, desde los poderosos que se creían que Europa les pertenecía. El problema es de creer que una Europa se podía construir sólo como MERCADO económico y comercial, con ligeros retoques sociales para disimular. El problema era no haber empezado a explicar desde los años 60 que Europa unida es perder poco a poco —pero en beneficio de todos— ese componente de independencia territorial pues se estaba construyendo un gran país llamado Europa, no un grupo de mercadillos para movernos con las chucherías y poco más.

Europa tenía que ser ya más política y menos mercado. Mucha más cultura y menos mercado. Más igualdad y menos comercio de laboratorio. Más defensa y menos mercado. Más movimientos entre europeos con mejores comunicaciones, más formación y educación, más poder para las instituciones europeas, más respeto entre las diversidades de Europa, mejor gestionado el euro y sus instituciones económicas.

Los europeos deberíamos ser ya más europeos (parezco Mariano). Y han pasado 65 años desde el comienzo teórico del Mercado Común, que sin ser muchos años, si son suficientes como para que ahora esta crisis fuera de asentamiento y no de abandono. Hoy los franceses quieren ser más franceses, los ingleses más ingleses y los alemanes más dueños de todos nosotros. Ojo, que nos cargamos Europa, y si se hunde nadie ha pensado en un Plan Bueno, tal vez los americanos si. Pero para su beneficio.

18/6/16

Celebremos el Día del Tonto Perdido

No soy capaz de poner nada que no sea la viñeta de Manu de eldiario.es Que exitan personas, sí todavía son personas, que planteen la posibilidad de celebrar el "Día del Machote", o el "Día de la Señorita de toda la Vida” además de ser provocativo demuestra su nivel cultural y social. Lo de menos es que sea político de una organización determinada. Eso puede ser incluso un accidente más. Lo malo es que ese partido político no le llame al orden.

El fútbol une como un pegamento social, o un 3 en 1

El fútbol une y si hay duda revisar los casi diez millones de espectadores viendo en la televisión el partido de la Selección española contra Turquía, con más del 60% de audiencia en una sóla cadena. Estamos en tiempos raros, en plena campaña electoral con el país dividido entre cuatro posibilidades con más número de votos, y aun así hay algo que nos une. Como para despreciarlo socialmente.

Todas las sociedades saben buscar ellas solas el punto de unión, el lema, la motivación, la meta hacia la que dirigirse en equipo. Pues todas las sociedades al final, incluso tras unas guerras cruentas, necesitan volver al redil del equipo, de la sociedad, de la familia, del grupo, de la manada. Es buscar la tranquilidad, la paz, arropado por muchos.

Esa realidad social la aprovechan bien los que quieren dominar a los grupos. Dicho en bruto, los perros del rebaño. Pero lo digo sin acritud y sin insulto. Lo señalo como una realidad básica, pues siendo humanos seguimos siendo animales grupales. Nos dirigimos hacia donde nos obligan los perros, y dejémoslo aquí.

Cada uno de nosotros estamos representado por uno de ellos
El fútbol nos une con independencia de lo que representa. En realidad es la suma de muchos factores, algunos totalmente diferentes a lo que creemos en realidad que son. Nos une un color. Una vestimenta. Una marca. Una mezcla diferentes de personas que lideran el equipo. Nos une la tranquilidad de poder ver pero sobre todo de poder criticar.

Pero curiosamente muchos de ellos no trabajan en España, ganan unos sueldos totalmente distintos a los que nosotros podríamos ganar nunca, algunos hacen trampas con los impuestos, cambian de vestimenta en cuanto les pagan un poco más, insultan a los contrarios y se comportan con violencia pero nos parece bien hasta que cambian de vestimenta y entonces nos parece un sacrilegio, duran poco tiempo en su actividad, no los conocemos de casi nada. Son simplemente la herramienta necesaria para algo más.

Ese algo más es “la marca” que representan. Y en esa marca estamos nosotros dentro. Nos metemos para estar dentro. Gana o pierde la marca y nos afecta, pues estamos dentro de ese grupo. Nos han llegado a convencer de que somos importantes, aunque animamos desde casa, gritamos desde el salón a miles de kilómetros de distancia. Nosotros también somos. Sin nosotros aquello no existiría. Y lo curioso es que es cierto. Lo importante para este espectáculo social no son “ellos”, sino nosotros que somos los que sufragamos todo el conjunto “de cosas”. El fútbol somos los espectadores. Los que están en el campo son sólo los leones que se mueven para nosotros. Los gladiadores son menos importantes que los que pagan para que existan. Lo curioso es que nos han convencido que el fútbol es gratis y que nosotros no pagamos nada por verlo.

17/6/16

¿De las seis personas, cuántos han visto a la mujer doblada?

La pobreza no molesta pues se ha mimetizado con el paisaje. No ocupa espacio ni dolor, la pobreza es débil pues se encoge sobre sí misma, no ocupa espacio, no tiene color, ni rostro, ni edad. La pobreza es dolor, sí, pero es dolor oscuro, etéreo, no se nota, es indigna pero sólo para los pobres. 

Una pregunta…:

¿De las seis personas de la fotografía, cuántos han visto a la mujer doblada sobre sí misma? Si la han visto, nadie la quiere mirar. Admitimos el dolor de “los otros” pues ese no duele. Yo también. Jodo. Es Madrid, enfrente de la Cibeles.

Zapatero fue un gran Presidente de España. Incluidos sus errores

Esta campaña electoral está logrando lo contrario de todas, o no. Que según avance sean más las dudas que las certezas. Bien. Ayer nos surgió la duda de si Zapatero votará a Unidos Podemos o al PSOE. Hoy nos lo aclarará el buen expresidente junto a Pedro Sánchez. Todos o al menos un 95% de los periodistas y ciudadanos creen que Zapatero fue un malísimo Presidente de España. Yo soy de ese 5% que creen que fue un gran Presidente con un enorme error económico que está pagando con creces. Error por cierto, provocado por otros y que no es comparable a los rescates bancarios por Bankia o las Cajas de Ahorras dominadas por la iglesia o por la derecha.


Claro que Zapatero cedió ante Europa como si España fuera un país enano. Claro que se cagó literalmente. Como muchos otros en muchos países y situaciones similares. Ya veremos qué tenemos que hacer en el 2017. Pero en políticas sociales y de izquierdas de calle, no ha existido ningún otro Presidente en España con tantos cambios legislativos hacia las minorías, que algunos de ellos siguen siendo inalcanzables para muchos países que se creen democráticos de lección y chulería. No los quiero enumerar.

Los pactos de julio serán otro de los trabajos pendientes, pues todos disimulan o hablan para su cohorte de votantes y no desvelan sus cartas de pactos. Lógico pues se juegan “susto o muerte” y eso jode. Pero deberían ser más claros y morir, como hizo Zapatero. El político debe ser quien marque los caminos, aunque luego nadie quiere avanzar por ellos. No se trata de suicidarse con unos posicionamientos, sino explicarlos y ser sinceros. Es posible que la sinceridad real, sirva para demostrar que está hecho de otra madera y que prefiere estar en su casa a estar dominado por los silencios.

16/6/16

La solidaridad en las sociedades complejas y en las sencillas

La sociedad se ha ido transformando como algo vivo que es, pero a una velocidad mucho menor a la que en realidad nos parece, estando dentro. En la antigüedad las comunidades sociales eran pequeñas y hoy todavía existen comunidades dentro de nuestros países modernos que mantienen muchas de las características de aquellos tipos de sociedades. Y sin duda más todavía, en espacios territoriales donde se sigue viviendo como en siglos pasados, aunque no siempre se note.

Este es un de los grandes problemas para que las personas que emigran desde zonas rurales y pequeñas a grandes y complejas ciudades, tengan dificultades de adaptación. Y al revés. No sólo cambian el orden de los valores sociales y las relaciones entre personas, sino que sobre todo hay mecanismos sociales de relación, mucho más complejos de conocer y de usar, sobre todo al ser muy volátiles en el tiempo. Por eso se emigra a lugares donde ya hay congéneres, y no sólo a ciudades sino a barrios, e incluso a calles. Se venga desde otros países o desde pueblos no muy lejanos.

Las sociedades modernas son sobre todo sociedades mucho más complejas que han ido dejando en su transformación algunos aspectos que han existido en el hombre desde hace miles de años. Mientras que en una sociedad pequeña en la actualidad también, es normal que las puertas de las casas estén abiertas o que las llaves de las viviendas se multipliquen entre vecinos con amistad, esto es impensable en las sociedades complejas urbanas. El hogar, la cueva, es personal, es individual.

Pero las llaves o el acceso a la vivienda es sólo un detalle de lo social abierto contra lo individual cerrado. En las zonas pequeñas hay muchas herramientas que son de “muchos” aunque incluso sólo las haya pagado una persona. Se ayudan e intercambian favores, tiempo, herramientas, campos, animales, semillas, formación, coche, transporte, ocio, etc. Se intercambian incluso amigos, locales de ocio, zonas de reunión, espacios y relaciones sociales.

En cambio en las zonas urbanas, mucho más complejas, el individualismo marcado sobre todo por la especialización del tipo de vida, hace que todo sea más personal, más “mío”, mucho menos “de todos”. Incluso nadie se digna coger nada sin antes pedirlo, pues se sobreentiende que todo tiene dueño real, dueño de uso personal. Las relaciones son múltiples y muy diferentes. La esposa se relaciona con personas que no conocen su esposo y al revés. Los niños y adolescentes hacen lo mismo en relación a sus padres. Se entremezclan personas con diferentes culturas, pensamientos, forma de vida, procedencia social.

La gran necesidad que ha cambiado totalmente en las últimas décadas sociales, ha sido el uso y derecho a la solidaridad. En las sociedades antiguas o rurales o actuales pero ancladas en la tierra, como pueden ser ciertas sociedades de África o Asia, la solidaridad además de ser una obligación tasada y bien distribuida entre afines (no entre grupos sociales de diferente alcurnia, pues se mantenían los diferentes escalones) es casi una solidaridad completa y depende exclusivamente de las personas cercanas. Todos son solidarios y la solidaridad forma parte de su forma de ser y comportarse en la sociedad que les envuelve.

Tratan a los ancianos como seres necesitados pero respetables, saben que la jubilación llega y hará necesaria la ayuda personal, los débiles y enfermos deben cuidarse totalmente siempre que no lo sean por castigo divino, y la religión cumple el papel de juez ideológico que obliga sin hablar. El trabajo se reparte y si acaso lo que no se reparte es la propiedad, pero tener esclavos se llega a entender como parte de la ayuda social hacia otras personas.

En el mundo moderno la solidaridad se entiende más como institucional, como una serie de derechos que se adquieren por nacer pero que no te los tienen que proporcionar otras personas de tu círculo de vida, sino la sociedad en su conjunto con mecanismos de ayuda estatal, desde personas especializadas en ayudarnos. Sean médicos, cuidadores, asistentes sociales, voluntarios, o mecanismos de jubilación y sueldos sociales. La sociedad se especializa en dar solidaridad.

Y este es uno de los grandes cambios sociales del que todavía no todos los seres humanos disponen. Yo creo que es (casi) el mejor sistema, pero admito que no todos creen lo mismo. Tal vez la mezcla de la solidaridad personal y la colectiva sea el mejor sistema, pero hoy parece imposible pensar en él, pues sólo se podría dar en las sociedades complejas, más derivadas hacia la solidaridad “de otros”. de los especialistas en solidaridad fría y sin relación afectiva o familiar. Las sociedades “sencillas” siguen respetando la solidaridad individual y familiar, aunque con pérdidas constantes.

15/6/16

No es fácil entrar en las sociedades rurales pequeñas

Pasaba la semana pasada unos días en una comunidad muy pequeña, de no más de 12 personas fijas y otras 20 que según épocas del año conviven en el mismo espacio rural. Una sociedad muy tradicional asentada sobre el apoyo mutuo y el trabajo colectivo.  Pero curiosamente una sociedad muy dividida, aceptada y anclada en sus posiciones sociales desde hace mucho tiempo, sin tener nunca cambios de pertenencia o de reparto del poder, pues nadie aspira a cambiar su posición en el engranaje de esta sociedad.

Hay propietarios de los medios de producción, sean los dueños de los campos o de las ovejas. Hay trabajadores pobres casi de subsistencia como en el caso de dos pastores, más dos hermanos pobres muy mayores. Hay un comercial que vive del servicio completo y complejo a todos los que (sobre todo desde el exterior) acuden al lugar "de visita" y necesitan completar necesidades de todo tipo. Sería o podría ser una sociedad cercana al comunismo social básico, pero se parece más a la sociedad capitalista con una burguesía disfrazada de "ciudadano común". Los hijos de los pobres siguen siendo pobres si no escapan. Los hijos de los ricos serán ricos.

La gente se ayuda, pero mantiene esas distancias sociales de escalera, que no siempre se nota fácilmente. Se ayudan manteniendo las diferencias, los distintos escalones. No se ayudan por igual, o no se ayudan por todo y desde todo. Se respetan y se admiten, y sobre todo no se ponen en entredicho. Las críticas siempre vienen por temas menores y nunca por las diferencias de poder, de dominancia, de riqueza y control social.

No existe en apariencia un escalafón social de poder. No lo necesitan demostrar. Se admite y ya está. No hay alcalde, ni policía, incluso ya no hay cura fijo ni maestro o médico. Parecen vivir sin aditamentos de poder, pero es falso, el poder es el control y antes la propiedad del "todo".  Hay ricos, dos. Hay secretario que va cuando le llaman. Hay un comercio que obedece y controla. Hay una Virgen que hace de "miedo".  Todo lo necesario.

Estos espacios sociales son más complejos de repetir en la sociedad moderna. Pero lo hay en tamaños diferentes y con diversas variables. Algunos se escapan de estos procesos casi aristocráticos, burgueses o capitalistas viejos, pero de momento y en casi todos los casos como mucho, terminan en capitalismos 3.0 que dotan de una humanidad diferente a sus grupos, pues cambian la ayuda comunal por el aumento de las auto posibilidades de defensa.
 
Al final todo es un juego perfectamente montado para que unos puedan vivir del trabajo de los otros. Unos ponen sus herencias y otros sus trabajos. Unos disponen de seguridad y otros están seguros de que si necesitan seguridad sus "amos" se la ofrecerán. Parece esclavismo, parece de siglos muy remotos, y tal vez sea sólo mi forma de ver la sociedad. Pero los métodos de control son exquisitos. Intenta entrar sin ser un simple visitante y observarás que todo se vuelve mucho más áspero. Ya no eres un visitante esporádico, eres una pieza que intenta entrar en el engranaje social muy asentado.

14/6/16

Nuevas masculinidades, empujado por el feminismo

¿Quieres ser masculino? ¿Parecerlo? ¿Pero…, quieres ser “nuevo” masculino o “viejo” masculino? Las nuevas masculinidades nos vienen empujadas por ese feminismo que sabe que los hombres debemos cambiar hacia lo lógico, hacia el sentido común. Ser masculino de los nuevos, también tiene sus ventajas, no creas. ¡Déjate llevar! y disfruta.

13/6/16

Gila nos habló de la Seguridad Social

El genial Gila nos dejó algunas viñetas simpáticas pero mordaces, crueles incluso, pues gustaba de jugar con esa pizca de humor cruel que levanta los bemoles. La Seguridad Social en España funciona MUY bien, pero hay que cuidarla para que se mantenga en unos estándares muy altos. Y para eso hay que estar alerta y muy encima de ella.

10/6/16

Una derrota psicológica es mucho peor que una derrota física

Ibn Jaldún (Khaldoun o más conocido entre nosotros por Abenjaldún) fue un precursor de la sociología en el concepto más primitivo del que podemos hablar sobre las ciencias sociales pues en el siglo XIV a la sociología como hoy la conocemos le quedaban todavía cinco siglos de espera para ser tomada en serio. Pero en sus análisis históricos ya hablaba de la importancia de las sociedades, de los grupos de personas, a la hora de mover los actos importantes, donde las tribus nómadas e incluso los clanes familiares que componían los asentamientos, eran los que con su fuerza mental u organizativa, lograba que unos fueran más ricos, más válidos o capaces, que los otros.

Pero hay una frase que quiero resaltar: “Una derrota física nunca ha supuesto el final de una nación”.

Hablaba de la diferencia entre derrotas físicas y psicológicas y cómo estas últimas son las que en realidad derrotan a las sociedades, a las tribus, a los equipos y empresas. Digamos para ser exactos que los dos últimos ejemplos los he añadido yo, para llevarme la frase a mi terreno.

Cuando gobernamos una empresa, un equipo, una nación, una sociedad, una ciudad, en realidad estamos gobernando lo mismo…, excepto por dos pequeñas diferencias. El número de personas. Y el tipo de objetivos hacia los que nos dirigimos. 

Casi todas las normas que conocemos sirven de forma muy parecida para ambos trabajos, los resultados pueden ser iguales ante iguales acciones, los problemas suelen venir desde los mismos tipos de errores.

Pero insistamos por un momento en la diferencia entre derrota física y derrota psicológica. La primera es menos importante pues no te lleva a la destrucción. Pero en cambio la valoramos mucho más. Si nos derrotan en una batalla, en una pelea de guerra o empresarial, política o social, somos capaces de ver esa derrota con claridad. ¡Nos han ganado! Pero lo grave de la derrota no es lo que se nota. Lo importante es la derrota psicológica, y esa no se nota. O al menos no la nota con facilidad nuestro enemigo o contrincante. ¿Sabemos defendernos ante las batallas psicológicas que nos llegan tras una derrota física?

Lo voy a trasladar al momento actual y a una situación sencilla de entender como ejemplo. ¿Está preparado el PSOE para tras perder la batalla física de los votos, soportar y salir airoso de la batalla psicológica que ellos mismos se van a plantear? ¿no es peor la batalla por el futuro que tendrán que librar ellos mismos, que la de los votos que al final depende de agentes externos sobre los que se puede influir mucho menos?

Este ejemplo sirve para todo tipo de empresas, de equipos, de iniciativas, y nos la empezó a transmitir hace más de 600 años un árabe de Túnez y Egipto que venía de familia andaluza a la que habíamos expulsado de España.

6/6/16

La casa de una traductora que ahora está (casi) vacía

Hablar con imágenes es tan complicado como hacerlo con literatura. Detrás de esta imagen se esconde la casa de una traductora de un gran autor francés. La conocí en Baleares y me fascinó su trabajo, más todavía el interior de su casa perdida en un pueblo. Y todavía más la forma que tenía de organizarse la traducciones, los libros sobre los que iba trabajando, las tareas pendientes, en carpetas de colores sobre cajones de madera antigua.

Esta imagen es la calle de su casa, el campo que rodeaba su palacio literario, tal vez todavía lo que más me atrapó. Aquello lo había recreado como si fuera parte de ella misma, pero también de un escenario de película, tal vez de “su” película que nunca llegó a escribir.

Estaba montado como si en realidad nunca fuera a pasar nadie por allí a robarle sus cerámicas. Y confiaba en la belleza del escenario como elemento que le sirviera para que nadie se atreviera a quitarle una parte de belleza al lugar. Hasta donde yo sé, nunca le faltó una cerámica.

Hoy sé que esta persona ya no puede estar cuidando su escenario de vida natural. No sé qué mirada tendrá ahora aquel porche al aire libre, aquella habitación abierta al campo donde se conservaba un horno de pan, aquellos sombrajos que daban todo el año sombra al centenar largo de macetas. Seguro que aquella bella imagen ya no está igual.

Albert y Pablo en Salvados lograron que aumentara la abstención

No me gustaron ayer ni Albert Rivera ni Pablo Iglesias en el programa Salvados. Deberían haber parado y tras tirar a la basura todo lo grabado, volver a empezar. Un error de libro, salpicó por encima de toda la entrevista debate pelea. No, no, no, no deberían haber hecho lo que se esperaba de ellos en este momento. No deberían haber caído en la política habitual, en la vieja política. ¿No tenían asesores válidos allí cerca? Sobre todo Pablo que según mi criterio fue el perdedor a los puntos.

Salió ganando una vez más el PP por sus tácticas irresponsables de “no estar” nunca donde los demás se van a equivocar. Como técnica de guerra puede estar bien. Como técnica válida para la responsabilidad de un país que necesita soluciones, un gran error que le cuesta caro a España.

Ayer Albert acudió más activo, más capaz de cortar al contrario, con más contundencia contra las a veces salidas de fuerza verbal de Pablo, con una tranquilidad contenida y estudiada que daba muy bien en pantalla que es lo que se trasmite. Si alguien ve las dos actuaciones (de actores) sin conocer de nada sus trayectorias, verían que uno sí podría encajar como Presidente de un país grande y el otro en cambio está todavía en verdes prados. Pero era un simple programa y queda mucha tarta por cortar. Aunque mucho ojo, pues los errores se pagan.

5/6/16

Manipulación social en Perú. Se acerca a Europa, o ya la tenemos

Esta imagen no es una gente hambrienta en busca de alimentos, es de unos ciudadanos peruanos ansiosos por alcanzar una camiseta de su candidata Fujimori en plena campaña electoral. Publicada hoy en El País, refleja claramente la realidad política de muchos países del siglo XXI que siendo democráticos para elegir a sus gobernantes, son manipulados por las técnicas del populismo aupado por la miseria, la indignidad social, la falta de trabajo y seguridad, cuando no el hambre directamente. Convertir a las sociedades en desiguales es convertirlas en manipulables pues resulta muy sencillo jugar con ellas.

 Keiko Fujimori representa la anti política, las anti ideologías y el populismo artificial, creado a costa de imagen, nombre o marca, facilidad de palabra y mensajes de laboratorio. Es Perú, pero podría ser un país europeo, o lo que nos va pareciendo peor, será un país europeo si no cambiamos el concepto de la política. Odiar la política y al político lleva al nacimiento de estos movimientos perfectamente diseñados para ser dictaduras blandas en el mejor de los casos. La necesidad social es el primer paso para manipular a la sociedad. A partir de aquí todo se puede inventar y crear.

El hambre y la necesidad de justicia, el futuro y la seguridad de nuestros hijos, son las energías artificiales con las que se construyen sátrapas de laboratorio. Y la necesidad es tan manipulable, que nos puede hacer creer que la solución viene precisamente desde el problema.

3/6/16

No es lo mismo ser un clásico que ser un millonario

Derivándose de los "classici" que eran los que más economía tenían y más impuestos debían pagar, y los "proletarius" que eran en aquella Antigüedad lo que tenían poco y por ello poco pagaban, nos hemos ido siglos después a entender que los "clásicos" son los asentados, los que duran mucho con sus trabajos, es decir, lo que van ganando mucho con sus obras de música, de arte pictórico, con sus novelas o sus películas. Los clásicos pues no vienen de "los viejos" sino de "los ricos" y asentados. Por eso y si volvemos a poner en valor la palabra latina "classici-clasicos", todos vamos a desear ser clásicos lo más rápidamente posible. Nada como soñar con la potestad de ser más.

Sobre todo más que el de al lado. Cuando en España empezábamos muchos a ser casi millonarios nos cambiaron la moneda para no poder serlo. Prohibido con soñar en ser millonarios. Cuando por efecto de la infracción nos acerquemos nos volverán a cambiar el cambio. Podemos ser clásicos, pero los millonarios de verdad son "otra cosa" pues ni escriben, ni pintan ni hacen música. Sólo saben hacer dineros.

2/6/16

Los pobres son pobres con motivo. Faltaría más

El genial Fito Vázquez nos deja un duro dibujo, una viñeta que dice todo con pocas palabras. La pobreza infantil existe y no siempre la queremos ver. En España o en Europa, en Bruselas o en países que consideramos mucho más pobres. La pobreza infantil va unida a la pobreza en general, pues los pobres también tienen hijos. Y heredan la pobreza, la misma a la que se ven condenados sus padres. La pobreza no se elige, es una condena que selecciona a personas. Y cuando no somos pobres nos creemos que ellos, lo son por algún motivo. Y es cierto. Lo son por un motivo claro. Porque nosotros queremos que sigan siendo pobres.

¿Quien soy yo y a qué dedica el tiempo libre?

Internet me ha restado tiempo para leer libros y eso es un problema. Pero no se puede estar en todos los sitios, e incluso ni en dos a la vez. He tenido que seleccionar. Voy dejando la televisión según me crecen los enanos de internet, pero antes debo reconocer que ya he abandonado muchos libros. Tengo una biblioteca que supera los 1.000 ejemplares con claridad, y el caso es que la puñetera biblioteca se va aumentando ella sola o con mi ayuda, moviendo incluso estanterías. Todas las semanas cae algún nuevo ejemplar a sus tripas y hay veces que de tres en tres. No sé bien los motivos, pues me resulta imposible leer más, pero crece sin poderme evitar en la compra. Algo debería cambiar.¿Será Diógenes que se me ha apoderado?

Entre los periódicos de verdad y los digitales pierde un tiempo enorme aunque seleccione con ansia. Los confidenciales y los artículos de opinión se me llevan otro tajo, pero es que sin ellos parece que no me entero. Tengo la obligación de ver algo de televisión pues no todo es mala basura de la de tirar. Me gusta el cine, pasear, cuidar mis tomates y cocinar. Jodo. Además viajo mucho y voy a reuniones políticas, escribo en blog y hablo con mis amigos. Parece imposible.

A mi favor está que no hago deporte (aunque como se entere mi enfermera me encorrerá a gorrazos), veo poco fútbol, no tengo nietos (Snif) y estoy jubilado. Y me he dado cuenta que la televisión es una mierda manipuladora, capaz de entretener sólo a los que no tienen otras alternativas. Es un enorme invento muy mal utilizado. ¿Os dije que me gusta la fotografía y el arte? Joder, pues no os lo dije.

España necesita cambiar profundamente. Y depende de nosotros

Ayer el PSOE recibió una patada en la ingle sin tiempo para respirar. Mal se le ponen las elecciones de este mes para los socialistas a los que les crecen los enanos. Se puede intentar explicar lo que se pueda, pero la realidad calará en la sociedad, pues la imaginería del ciudadano mezcla todo, harto ya de tanta corrupción, tontería, usos y abusos, señoritingos de corbata cara. No es que ¡ya vale!, es que el asco es demoledor.

En pocas semanas España debe demostrar que quiere cambiar, que sabe cambiar. Nada más que no es poco. Que no quiere escapar de sí misma con las barcas que se encuentre, sino que queire trabajar duro por su futuro. No es posible decir nada más. 

Hay mimbres aunque con serias dudas, de nuevos partidos, de nuevos políticos, de nuevas formas. Depende de todos nosotros. Ni esa Andalucía que parece ser el ejemplo del nuevo socialismo es el ejemplo de nada, ni podemos seguir mirando al suelo, como si nada estuviera pasando. O somos los ciudadanos los que decimos ¡basta! de la forma más sencilla, o nos lo harán decir de una forma mucho más cruel.

1/6/16

El PSOE decidirá quien gobierna en España

El próximo gobierno de España será el que quiera el PSOE. Lo que en absoluto quiere decir que sea el PSOE el que gobierne. Una vez que vemos complicado que la suma de Diputados del PP más Ciudadanos sea suficiente, todo gira alrededor de los socialistas. E incluso si suman ambos grupos de derechas, también, pues no es fácil que al final Ciudadanos se entregue a su competidor. ¿Y qué hará el PSOE? ¿qué posibilidades tiene sobre la mesa los socialistas?

Dependen de un factor clave: su posición con relación a Podemos. No será igual estar delante a estar detrás en el resultado final. Como no lo será si es en votos o en número de Diputados o ambas opciones. Eso no quiere decir ni que ahora se avenga el PSOE a negociar con Podemos ni que se vuelva a caer en el error básico de hacerlo con Ciudadanos cuando la suma no es suficiente. La queda la opción de intentarlo con el PP, y presionar para que no sea con Mariano.

Tendrá que ser el PSOE el que decida quien quiere que sea el que gobierne España, pues todas las demás opciones no van a sumar. Y posiblemente lo tenga que decidir sin ser él quien presida dicho gobierno. Compleja decisión, sabiendo que bajo ningún concepto iremos a unas terceras elecciones. Antes de eso se presentarían ante el Congreso opciones de independientes seleccionados por el Rey en una muestra de incapacidad que resulta incluso peligrosa.


Partido Popular: Sólo no podrá gobernar, aunque gane con más diputados que en diciembre. Con Ciudadanos no es fácil que lo logre excepto con unas entregas al partido naranja de gran calado. Sólo con la abstención del PSOE podría llegar a gobernar, algo que ya se ha indicado sin querer en algunas declaraciones de los socialistas.

Ciudadanos: Su previsible bajada por la subida del PP no le augura muchas posibilidades de incidir en el futuro gobierno. No aumenta la suma con el PSOE, es previsible que baje, y no podrá exigir tanto al PP, aunque es su única baza para no quedar en tierra de nadie.

PSOE: Su previsible bajada en voto y diputados le arrastra a una situación muy complicada. Sobre todo si queda detrás de Podemos. Pero tendrá la llave para decidir con su abstención sobre todo, quien al final gobierna. Su apoyo a un PP sin Rajoy es posible si leemos entre líneas sus declaraciones de los últimos días.

Podemos: Su posición con respecto al PSOE es clave para saber sus posibilidades. Eso y su cambio radical en las negociaciones. Prohibido cometer errores de grueso calado, de pedir puestos antes de negociar programa, incluso aunque supera al PSOE en votos. Si supera en votos y diputados, tendrá que ser Presidente del Gobierno, pues lo contrario supondría un hundimiento al PSOE a medio plazo. Pero la gran duda es qué sucedería si Podemos gana en votos pero pierde en Diputados en relación al PSOE, con un Pedro Sánchez muy debilitado.