17/8/16

Guardianes de la Historia: Pompeya y el café en Napoles

La ciudad de Pompeya a través del programa de #0, Guardianes de la Historia, es mucho más que una ciudad muerta, es sobre todo una clase de historia, un ejemplo de la vida de los romanos para compararla con la actual, un montón de sensaciones donde la de estar dentro de ella viendo las multitudes de sus ágoras, de sus mercados, de sus prostíbulos, es solo parte de lo interesante. Se necesita sin duda un buen guía que no solo te muestre, sino que te enseñe, que lleve a vivir en aquellos años, te explique los motivos de la forma de vida. Y eso lo hace muy bien el programa Los Guardianes de la Historia.

Como muy bien nos ha recordado Arsuaga, no es posible entender una ciudad, un monumento, una sociedad, sin conocer y pisar su ambiente, la naturaleza que les rodea, sus circunstancias de lugar. Nadie somos nada si no entendemos de dónde somos y qué nos rodea, quienes nos rodean.Las circunstancias de cada lugar marcan y mucho a los habitantes de cada lugar y con ello a sus proyecciones de futuro, a sus ciudades y sus formas.

Vuelve a monstrarnos, a ser Pompeya otro ejemplo de turismo masificado que debemos empezar a replantearnos, no para evitar que lo veamos tantas personas, sino para planificar mejor las visitas, con desestacionalizaciones incluso de horarios. Me imagino Pompeya de noche y creo que puede ser otra Pompeya, otra manera de entender la vida romana. De esos romanos de los que todavía mantenemos muchas formas de vida, muchas más de las que creemos, y sin duda el vino es una de las más reconocidas. El vino y la cerveza. El trabajo que se está haciendo en el Mediterráneo para conservar formas viticultoras antiguas, es a tener muy en cuenta, y me viene el recuerdo ahora la Ribeira Sacra en Galicia, que ha perdido casi toda su cosecha del 2016 por culpa de unas tormentas de granizo.

Pero quiero cerrar esta entrada con un toque de atención positivo al dueño de la cafetería de Nápoles que dice haber inventado 61 clases diferentes de café. Es conocido por "El profesor", y no por ser profesor real de música, sino por haber inventado tantas clases diferentes de café en la ciudad del café italiano. No tengo claro si era el Gran Caffe Ciorfito, pero de todas formas, su café de avellanas que nos muestra el programa tenía una cara como para soñar con él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario