18/9/16

La Alhambra es una mezcla de arte antiguo y sensaciones actuales

He iniciado el día viendo una hora de La Alhambra y escuchando a Soleá Morente. Es complicado encontrar una mejor forma para desayunar arte. No creo tener sangre árabe, pues mi familia proviene, creo, del País Vasco y de Huesca. Zonas no muy mezcladas. Pero sí tengo dentro esa sensación de que el mundo árabe tiene mucho que seguir enseñando, hoy manchado parcialmente por la violencia y la religión. Hay algunas parcelas de la forma de entender la sociedad que además de ser necesarias hoy en día, han servido para mantenernos vivos todos, pues para ellos la familia es el núcleo de fundamento. El cuidado al arte y a la gastronomía, el mantenimiento de la conversación, de los zocos, del uso correcto del agua, de los huertos, de la ayuda entre personas, de la sonrisa, son pequeños lujos que se van sumando. Tienes errores o diferencias que hoy no se deben mantener más. Pero a veces dan la sensación de que en vez de avanzar, se empeñan en seguir anclados a normas religiosas que ya no encajan. Y me refiero sobre todo al papel de la mujer no tento dentro de su familia, como en su contacto con la sociedad. Cuestión de tiempo. Creo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario