3/10/16

Dudo entre política y Arte. ¿Quién ganará al final?

Ayer me llamó una amiga para preguntarme por los líos del PSOE. Como soy político debería entender de todo, como los médicos. Me reí y le hablé de Colombia y sus votaciones por la Paz que al final han perdido. Todos perdemos con todo, pues todo nos afecta a todos.

Mi amiga no es de nadie, su padre sí era socialista de toda la vida. Ahora se preocupa por su tradición familiar, por no quedar manchados los recuerdos de su padre ante algunas patadas actuales en el culo de las ideologías.

Le digo que se tranquilice, que por desgracia su padre no se va a enterar. Todo es relativo, incluso la vida. Y entonces me insulta a otro político diferente, pues contra alguien se tiene que desahogar.

Llevo varios meses dudando entre política y arte, que debe ser la única posibilidad que tengo de sentirme feliz con lo que hago. De momento va ganando terreno el Arte y para eso lo voy ascendiendo a mayúsculas. 

Busco Arte imposible, Arte Brut, Arte fácil y barato. Y muestro en mis ventanas todo lo contrario, Arte conocido para comparar y ver que todo es parecido y posible, aunque sus precios y reconocimientos sean tan distantes. 

Temo que también la política haya entrada en el arte (con minúsculas) y por eso busco Arte barato, simple, que funcione sólo. Busco microarte. Pero nadie quiere ser microartista. 

Por eso dudo tanto. Pero ante cada duda siempre encuentro alguna luz, alguna senda pequeña y sucia sobre la que avanzar algo. Aunque las amigas nunca me llaman para preguntarme por esto. Igual es hasta bueno eso.

1/10/16

Creo que no me estoy comiendo el postre en ningún sitio

Yo me disperso mucho. No sé si es porque nada me llena del todo o por un exceso de gustos y deseos, por una mala planificación o por ser excesivamente libre. También puede ser que vea excesivo campo abierto y mis ganas de comer de todos los lados me lleve a no comer el postre en ninguno.

Pero ser aprendiz de todo supone no ser oficial de nada. Tampoco sé si cambiar, pues me gusta lo que hago, picoteando un poco en cada sopa, en cada charca. Los tiempos tampoco son fáciles para atarse en exceso a nada. Todo está muy raro. Todo está muy manipulado por los que juegan a dominar a los demás. En realidad el único juego válido es dominar a más personas, tenerlas sin que estas se den cuenta, cerca de tí o de tus ideas. 
 
No es que sea una trampa excesiva, es que muchas veces es el único método de autodefensa, pues también todos los demás hacen lo mismo. Pero las dudas son buenas compañeras de viaje, son las que te obligan a seguir buscando nuevos caminos.