1/10/16

Creo que no me estoy comiendo el postre en ningún sitio

Yo me disperso mucho. No sé si es porque nada me llena del todo o por un exceso de gustos y deseos, por una mala planificación o por ser excesivamente libre. También puede ser que vea excesivo campo abierto y mis ganas de comer de todos los lados me lleve a no comer el postre en ninguno.

Pero ser aprendiz de todo supone no ser oficial de nada. Tampoco sé si cambiar, pues me gusta lo que hago, picoteando un poco en cada sopa, en cada charca. Los tiempos tampoco son fáciles para atarse en exceso a nada. Todo está muy raro. Todo está muy manipulado por los que juegan a dominar a los demás. En realidad el único juego válido es dominar a más personas, tenerlas sin que estas se den cuenta, cerca de tí o de tus ideas. 
 
No es que sea una trampa excesiva, es que muchas veces es el único método de autodefensa, pues también todos los demás hacen lo mismo. Pero las dudas son buenas compañeras de viaje, son las que te obligan a seguir buscando nuevos caminos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario